Sin opinar: Reseña: El orden y el caos - Louise Cooper

28/12/15

Reseña: El orden y el caos - Louise Cooper


Louise Cooper | Fantasía | 1987 | Saga El señor del tiempo

Por fin un nuevo viaje literario concluye; mucho más rápido de lo que esperaba cuando lo inicié, pero tan satisfactorio como me imaginaba. Es que no tardé nada en acabar la trilogía de la que vengo hablando hace ya semanas, fue libro tras libro, y hoy finalmente traigo la reseña de la conclusión de la historia de Tarod, aquel Adepto de nivel siete que debía nacer.

Previously on El Señor del Tiempo…

Tarod se ha visto obligado por Drachea a poner en marcha el péndulo de tiempo de forma prematura, usando a Cyllian para poder traer la gema del caos que contiene su alma y así usar todo su poder real para retornar al mundo que abandonó hace meses en su intento por evitar su muerte; era eso o permitir que su amada muriera, y no estaba dispuesto a aceptar ese destino para ella. Una vez regresan, el Cïrculo y el Sumo Iniciado no logran entender qué ha sucedido, pero no tardan mucho en retener nuevamente a un cansado Tarod para evitar que escape y poder repetir así el ritual de “limpieza del caos” en un par de días. Cyllian por su lado es encerrada en un cuarto donde estará encerrada hasta que Tarot muera , a menos que ella pueda evitarlo rompiendo el pacto que hizo Tarod con Keridil, donde el primero se comprometía a morir cuando sea necesario solo si mantenían a su amada con vida para posteriormente ponerla en libertad, una vez todo haya acabado. Al final, gracias a la (increíble y entrañable) aliada que consiguen nuestros protagonistas, logran escapar de sus respectivas celdas y buscar la forma de tratar de llegar hasta el otro, ella para darle la piedra del Caos, y él para recuperar su vieja gema. Después de los diversos fallos que tiene el plan, ambos logran salir del castillo, pero separados, sin sospechar que la separación se acentuará más cuando ella sea arrastrada por un Warp dejándolo a él solo, intentando escapar por sus propios medios, y sin la gema.

La historia sigue horas después del cliffhanger leído en el anterior libro. Como era de esperar, ambos siguen vivos aunque ninguno de los dos tiene seguridad de qué sucedió con el otro. Entonces por cosas que no acabo de entender, ambos deciden ir hacia el sur, donde esperan cruzarse y poder estar por fin nuevamente juntos, pero deben apurarse, porque ahora que El Círculo ha corrido la voz sobre los fugitivos, todo el país está tras ellos, y si los ven no dudarán un segundo en matarlos.

No sé si era error de la traducción que leí, pero en el último capítulo de la trilogía la historia parece bajar su nivel considerablemente. Hay dos partes del libro que no logro acabar de entender lo que pasó. La primera es la ya mencionada, el hecho de que ambos pensaran que el otro se dirigiría hacia el sur es algo que aunque se trata de explicar, no alcanzo a entender. La segunda parte es en el penúltimo capítulo, donde me fue imposible seguir todos los sucesos que pasan, porque la narración la sentí tan enredada que ni releyendo 4 veces (literal fueron 4) logré llevar a mi mente todo lo sucedido. Una pena, porque era un momento que llevaba esperando desde que inició el libro, y no haberlo podido disfrutar fue muy frustrante.

Dejando de lado estos errores, nos hallamos contra uno que sí afecta a todo el libro, llegando a fastidiar bastante la inmersión que podamos tener con la historia: Se generan demasiadas casualidades. Pero un punto en especial, un deus ex machina en específico que puede arruinarte toda la segunda parte del libro, haciéndote sentir una especie de desánimo al ver cómo la autora decide resolver una historia que se podía haber tratado bajo reglas más limpias, sin acudir a trucos baratos que intenten generar tensiones innecesarias, porque al fin y al cabo se podía llegar al punto de destino por caminos más honestos, despejados y cortos.

Quizá como otro punto negativo, podemos comentar el hecho de que el mundo donde se desarrolla toda la historia se siente bastante desaprovechado, restándole a estas alturas la sensación de solidez que teníamos en anteriores libros. Pero digo “Quizá” porque según sé, Cooper escribió dos trilogías más (una precuela y otra secuela del Señor del Tiempo) que expanden este universo literario, con lo cual se la puede excusar un poco de este pequeño punto, aunque no del todo.

No todo es malo, claramente. Los personajes ya están consolidados y en ningún momento pierden carisma o coherencia. Y todas las consecuencias generadas por los hechos pasados se tornan interesantes y realista.

El Caos y el Orden, a pesar de todo, se pone en nuestras manos como un final decente de una trilogía que aunque es interesante, nunca acaba dando todo lo que pudo dar de sí. Con una gran narración introspectiva pero a la vez fluida, Cooper nos regala una buena historia sobre la lucha entre el bien y el mal, conduciéndonos a un final que aunque no sorprende ni impacta, nos da respuestas satisfactorias a casi todas las preguntas que pudiéramos haber tenido durante la lectura.

Ojalá algún día pueda animarme a leer otros libros de esta autora, porque talento no le faltaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada